Al Grano

¿Ya sabes que es el café especial de Colombia?


Se entiende por café especial el café que dadas sus característica es percibido por los consumidores como un café de mayor calidad. Dichas cualidades se representan en atributos diferenciadores de un café convencional y estas son bien valoradas por la comunidad internacional en torno al café.

En Colombia es común hablar de tres factores importantes que convierten a un café convencional en un café especial. El primer factor es el que posiciona un café especial como un “Café de origen”, estos cafés son especiales dadas las condiciones regionales del lugar de origen, que son únicas y dan una característica única debido a la finca donde se colecta el café. “Los cafés sostenibles” son cafés especiales donde sus caficultores están dedicados al cuidado del entorno socio-económico y ambiental para asegurar la conservación del café y su “mercado justo”. Por último, esta el “Café certificado” que es el café que cumple con ciertos estándares de calidad y ciertas certificaciones definidas internacionalmente por agencias certificadores, que dan fe de las cualidades especiales del café.


La historia del café en Colombia

Según se dice, el café llega a Colombia por parte de los jesuitas, estos reportan que llega aproximadamente en el año 1730 por parte de un viajero el cual era un sacerdote jesuita llamado José Gumilla. José llega a través de las Guayanas de Venezuela para traernos el grano de café que conocemos hoy en día.

Se dice que los primero granos de café fueron sembrados en Girón (Santander) y en Muzo (Boyacá). El café colombiano entonces empezó a ser sembrado y cosechado en algunos de los sectores de Colombia.

En 1835 se comenzó a sembrar y a comercializar el café al rededor de todo el país y sus cualidades lo diferenciaron respecto a los demás cafés del mundo y esto es lo que enamoro a los demás países del café colombiano.

A partir de ese entonces, Colombia tiene el café como su producto por excelencia, el cual se vende en todos los lugares del mundo y representa al país dando la mejor cara de los colombianos. Mientras sigamos existiendo apasionados por el café, el café seguirá siendo la imagen de Colombia.